MÉDICOS SIN FRONTERAS

Para responder a los crecientes casos en el noreste del país, hemos levantado otro centro de tratamiento del cólera (CTC) en el campo de Muna Garage y adaptado varias instalaciones para tratar a los pacientes y aislar a los casos sospechosos.

Nuestros compañeros Aishatu y John charlan con Khadija, una paciente sospechosa de cólera. Khadija y su marido pasaron tres díaS en nuestro centro de tratamiento de cólera en Dala, Maiduguri. Ambos son desplazados internos procedentes de Dikwa y viven en el campo de Muna Garage. © Nitin George/MSF

A medida que surgen nuevos casos de cólera en Monguno, Dikwa y otras zonas de Maiduguri, estamos ampliando nuestras actividades de respuesta al brote en el estado de Borno, Nigeria.

Leer más


Miles de desplazados que huyen del conflicto entre Boko Haram y las fuerzas armadas buscan refugio, agua y comida en esta pequeña localidad nigeriana. Pero ahora mismo Pulka no da para más y las necesidades básicas son cada vez mayores.

 

© Igor Barbero/MSF

Leer más


En el estado de Borno, los ataques de Boko Haram siguen causando movimientos de población y desplazamientos. Además, denunciamos que Camerún está repatriando a la fuerza a cientos de refugiados nigerianos en busca de protección y seguridad

 

Punto de agua en el campo de Banki, en el noreste de Nigeria. © Malik Samuel/MSF

En el noreste de Nigeria, la violencia y la inseguridad siguen forzando a la población a huir de sus hogares. Según relata nuestro equipo en la zona, nuevas oleadas de desplazados están llegando a aldeas y localidades remotas del estado de Borno. Además, desde Camerún, miles refugiados nigerianos están siendo obligados a regresar a su país de origen.

Leer más


Uno de cada 12 habitantes de Banki, en el estado de Borno, habría muerto en los 6 últimos meses. Las tasas de desnutrición severa en niños menores de 5 años alcanzan el 15% en varias localidades.

Cada nueva localidad a la que llegan los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Borno, estado del noreste de Nigeria donde unas 500.000 personas están viviendo sin apenas recibir ayuda externa, se encuentra en la misma situación sanitaria catastrófica que la anterior.

Uno de los últimos lugares en recibir la visita de la organización humanitaria ha sido Banki, un poblado cercano a la frontera con Camerún que sólo es accesible con escolta militar y que actualmente alberga a unas 15.000 personas, en su mayoría desplazados por el conflicto. Tras una evaluación rápida, los responsables médicos de la organización calculan que uno de cada 12 habitantes del poblado habría muerto en los últimos seis meses, lo cual representa una mortalidad extremadamente alta.

 

Leer más


La situación sanitaria en el estado de Borno, en el noreste de Nigeria, es crítica. Al menos 500.000 personas que se encuentran desplazadas y que están viviendo en diferentes enclaves aislados fuera de Maiduguri, la capital del estado, necesitan urgentemente comida, atención médica, agua potable y refugio. “Para hacer frente a este desastre sanitario es imprescindible que se lleve a cabo una movilización masiva de organismos y organizaciones de ayuda humanitaria”, explica la Dra. Isabelle Defourny, directora de operaciones de Médicos Sin Fronteras (MSF).

A medida que el ejército ha ido recuperando el control de las principales ciudades y de algunos pueblos del estado de Borno, la magnitud de la emergencia se ha hecho más evidente. Cientos de miles de personas han estado aisladas del mundo exterior por periodos que alcanzan hasta los dos años. Muchas de las personas desplazadas, que viven en ciudades que ahora están controladas por los militares, dependen totalmente de la ayuda exterior.

Campo de Bama en el estado de Borno (Nigeria)

Leer más


El brote de sarampión que afectaba desde finales de 2012 al estado de Katsina, en el norte de Nigeria, acaba de darse por finalizado. Durante todos estos meses, MSF ha estado dando apoyo a las autoridades de país a través de la vigilancia epidemiológica y de la gestión de casos en las 34 provincias de Katsina.

Médicos de MSF dando soporte a la población de Nigeria. © MSF

El brote empezó en diciembre de 2012 al sur del estado de Katsina y gradualmente se propagó a las 34 provincias del mismo. Durante las 28 semanas en las que ha estado activo se han reportado un total de 36.428 casos y 198 muertes.

Desde febrero de 2013, MSF ha estado prestando apoyo al Ministerio de Sanidad del estado a través de la vigilancia epidemiológica y de la gestión de casos en las 34 provincias de Katsina. Durante todos estos meses, los equipos de la organización médico humanitaria han visitado regularmente alrededor de 300 instalaciones sanitarias y han donado medicamentos para tratar 14.290 casos de sarampión.

Debido a que en Nigeria hay muchísima escasez de vacunas contra esta enfermedad, en un principio el Ministerio de Salud del país sólo pudo facilitar al estado de Katsina un 10% de las vacunas requeridas para efectuar campañas masivas de vacunación. Por esta razón, durante la primera semana de marzo, MSF decidió seguir apoyando a las autoridades organizando una campaña masiva en cinco de las 34 provincias. Gracias a esta campaña de vacunación, en la que unos 217.500 niños de edades comprendidas entre los 6 meses y los 5 años fueron vacunados, se observó un descenso importante del número de casos en estas cinco zonas.

Debido a la interrelación que existe entre sarampión y desnutrición, MSF también llevó a cabo exámenes sistemáticos para detectar los casos de desnutrición en la provincia. Un total de 215.038 niños entre 6 meses y 5 años fueron examinados. La tasa de desnutrición aguda severa detectada fue de un 1,8% y la de desnutrición aguda global del 6%.

 


Los niños de la aldea nigeriana de Babega finalmente han podido empezar a recibir tratamiento contra la intoxicación de plomo. En el primero de los cuatro grupos que van a recibir atención médica, MSF ha sometido a 34 niños a una terapia especial de quelación para eliminar el plomo de su sangre, y monitoreará a otros 126 pequeños. La organización afirma que esto no ha hecho más que empezar, y que no podrá tratar a los otros niños de los tres grupos restantes hasta que se haya eliminado el plomo por completo de sus casas.

Niños trabajando en procesamiento de oro. Bagega, Nigeria, 2012. © Olga Overbeek

La intoxicación aguda por plomo en niños puede provocar daños cerebrales severos y muerte. MSF ha estado tratando a víctimas de la crisis de intoxicación por plomo en el estado de Zamfara – el peor brote jamás registrado – desde que se descubrió en 2010, y hasta la fecha ha tratado a más de 2.500 niños1. Hasta hoy, sin embargo, la organización médico-humanitaria no había podido empezar el tratamiento en Bagega porque no se habían adoptado medidas de remediación. Estas medidas en este contexto implican la eliminación de la tierra contaminada con plomo y los residuos del procesamiento de minerales y de minería de la aldea, recintos residenciales, casas y edificios, zonas comunes, pozos y estanques. La redemediación es una condición imprescindible para el tratamiento médico – si no, los niños seguirían estando expuestos a las toxinas de plomo, y el tratamiento no sería eficaz.

“Estamos muy satisfechos. Tras tres años de espera, por fin hemos podido iniciar el tratamiento en Bagega,” explica Simon Tyler, Representante de MSF en Nigeria. “Sin embargo, somos muy conscientes de que este grupo es sólo el primero de los cuatro que requieren tratamiento médico urgente aquí. La remediación debe completarse antes de que caigan las primeras lluvias, para poder llegar a todos los niños afectados de la aldea.”

Los pacientes se dividen en cuatro grupos, en función de cuando finalizó la remediación en sus casas. Con la primera sección de Bagega remediada, MSF ha podido someter al primer grupo a tratamiento. Además de administrar la terapia intravenosa con quelación a los niños afectados, otros cientos de niños con niveles moderados de plomo en su sangre pero por debajo del nivel que requiere tratamiento serán monitoreados por el equipo médico. En total, la organización espera asistir a entre 600 y 800 niños en la población.

La remediación sólo puede realizarse durante la estación seca. Las demoras en la asignación de los fondos necesarios implican que ésta ha tenido que retrasarse, y ahora hay que triplicar los esfuerzos para terminar antes de que llegue la estación de las lluvias.

“En Bagega hemos hecho más de lo que esperábamos en tan poco tiempo, pero nuestros equipos se encuentran sometidos a una enorme presión para finalizar la remediación”, declara Simba Tirima, director de operaciones en el terreno de la Fundación TerraGraphics, que está supervisando el proceso de remediación. “Desgraciadamente, las demoras continuadas debidas a los procedimientos también han ralentizado nuestro ritmo. Ahora todo depende de las lluvias. Estamos trabajando a contrarreloj para asegurar que todos los niños de Bagega tienen la oportunidad de recibir tratamiento por parte de MSF lo antes posible.”

Para resolver la crisis de Zamfara se requiere un enfoque triple: remediación, tratamiento médico, y unas prácticas de minería seguras. MSF sigue presionando para que se adopten prácticas de minería más seguras, y asegurar así que las personas dedicadas a este sector y al procesamiento de minerales no se expongan, a sí mismo o a otros, a la intoxicación por plomo.

 


Médicos Sin Fronteras ha estado ofreciendo servicios médicos urgentes en toda Nigeria desde 1971. MSF no está afiliada a ninguna agencia gubernamental, religión o partido político.
1 En marzo de 2010, MSF respondió a las informaciones que llegaban de niños que morían misteriosamente en comunidades del estado de Zamfara, al norte de Nigeria. Se estima que murieron 400 niños, y se descubrió que miles más tenían niveles excesivos sin precedentes de plomo en su sangre. Se trataba de la peor intoxicación por plomo jamás registrada.