MÉDICOS SIN FRONTERAS

El pasado 3 de enero, el grupo militar islámico Boko Haram lanzó un ataque masivo en Baga, localidad cercana al lago Chad en el Estado de Borno, en el norte de Nigeria. La ofensiva del grupo militar, la más mortífera de los últimos cinco años, ha provocado miles de muertos y desplazados que han huido a la ciudad de Maiduguri, donde MSF les está proporcionando asistencia médica.

Tras el reciente ataque en Baga, miles de supervivientes han sido reagrupados en el campo denominado “Pueblo maestro”, en Maiduguri. Una veintena de heridos fueron atendidos en el hospital de la localidad por el propio equipo del Ministerio de Salud del país. Otros habitantes de la zona de Baga han huido para refugiarse en la zona periférica del lago Chad.

Los equipos de MSF han realizado una primera evaluación de las necesidades más urgentes, fundamentalmente sobre la situación nutricional y las necesidades médicas de la población desplazada, que representa ya unas 5.000 personas. “Hemos donado alimentos, medicamentos y material médico a los centros de salud del campo, que presentan grandes carencias en sus provisiones. Al igual que ya hacemos en otros campos de desplazados, vamos a comenzar a dar soporte al personal de las estructuras sanitarias ya existentes, apoyándolos en materia de desnutrición infantil, en atención primaria y en las consultas prenatales y ginecológicas, atendiendo a los partos de las numerosas mujeres embarazadas. Vamos a seguir muy de cerca la evolución de los desplazados así como de la situación en el campo. Nos iremos adaptando en función de cómo se desarrollen los hechos” explica Isabelle Mouniaman-Mara, responsable de programas de MSF en Nigeria.

Se cree que muchos supervivientes estén aún escondidos en los montes de los alrededores de Baga. Las autoridades han enviado vehículos de transporte para trasladarlos a la localidad de Maiduguri. “Dada la situación en el zona, MSF no podrá desplazarse a Baga para hacer una evaluación de las necesidades médicas y humanitarias de la población. Por ello, vamos a seguir interviniendo sobre la población desplazada a Maiduguri” puntualiza Isabelle Mouniaman-Nara. Allí, la situación es también tensa, tras un atentado bomba en el mercado de la localidad el pasado 10 de enero que causó la muerte a veinte personas.

 

Para más información: Nigeria: dos médicos para medio millón de desplazados (Entrevista)