MÉDICOS SIN FRONTERAS

MSF alerta de que un incremento de los combates provocará nuevos desplazamientos masivos y ahondará la crisis humanitaria

El sistema de salud del distrito de Azaz, en el norte de Siria, se encuentra en una situación enormemente precaria y amenaza con derrumbarse por completo. De esta forma, se agravaría una crisis humanitaria que ya se ha intensificado tras el recrudecimiento de los combates, que ha generado la huida de decenas de miles de personas.

Muchos desplazados buscan la seguridad en zonas fronterizas con Turquía. Las últimas estimaciones calculan que, al menos, 30.000 personas habrían llegado a la zona en los últimos días. En su mayoría, los nuevos desplazados se han asentado en zonas al aire libre alrededor de los campos que ya albergaban a decenas de miles de personas.

Desplazados en Azaz © MSF

 

La actual intensificación de los combates en la zona está llevando al límite el precario sistema de salud. Hospitales y centros de salud en Azaz y de la zona rural que rodea la ciudad de Alepo han sido golpeados por bombardeos en las dos últimas semanas, incluidos tres centros apoyados por MSF.

Leer más


El 92% de las personas rescatadas por el Dignity I, uno de los barcos de Médicos Sin Fronteras (MSF) que realiza operaciones de salvamento en el Mediterráneo central, asegura haber sido víctima o testigo de episodios de violencia en Libia. En estos más de seis meses, desde que MSF comenzó con las operaciones de rescate y salvamento, los barcos de la organización han rescatado a más de 18.447 personas que trataban de llegar a Europa desde las costas de Libia.

En este contexto, MSF insta a los líderes mundiales reunidos en la Cumbre de La Valeta (Malta) a que cualquier acuerdo que alcancen no se traduzca en una mayor formalización de la externalización del trabajo sucio de la Unión Europea. MSF ha sido testigo de las inaceptables consecuencias médicas y humanitarias derivadas de los últimos acuerdos de cooperación en materia de migración alcanzados entre la UE y sus estados miembros con terceros países como Libia o Marruecos. Las consecuencias de estos pactos incluyen altos niveles de violencia, incluida la violencia sexual, detenciones prolongadas y expulsiones, así como una erosión sostenida del Derecho de Refugio y Asilo.

En el marco de la cumbre, MSF muestra su preocupación por el impacto de estos acuerdos de cooperación y destaca el ejemplo de los casos de Libia y Marruecos. Algunos de los aspectos del análisis realizado por MSF en este ámbito de la extenalización de fronteras son:

Leer más


La noche del jueves 1 de octubre un deslizamiento de tierra sepultó la aldea El Cambray II de Santa Catarina Pinula, a 15 kilómetros de la capital de Guatemala. Médicos Sin Fronteras (MSF) brinda atención médica y psicológica a los supervivientes de la tragedia.

© MSF

 Sobre las 21:30, hora local, del jueves 1 de octubre, un deslizamiento de tierra provocó que un cerro de unos 100 metros de altura colapsara y arrasase 125 casas de la  localidad de Santa Catarina Pinula en Guatemala.

MSF, a primera hora del sábado 3, envió un equipo de emergencia para evaluar las necesidades y distribuir cien kits higiénicos (pañales, jabón, dentífrico, papel higiénico, etc.), kits con elementos no sanitarios (utensilios de cocina, mantas, botes, etc.) y repelente de mosquitos entre los supervivientes que ya se estaban estableciendo en los albergues.

Leer más


MSF reclama a los Estados que forman parte de la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta la activación de una investigación sobre el bombardeo de su hospital en Kunduz, Afganistán.

Intervención de la doctora Joanne Liu, presidenta internacional de Médicos Sin Fronteras. 7 de octubre de 2015, Palacio de las Naciones, Ginebra, Suiza.

Leer más


Recientes declaraciones por parte de algunas autoridades del gobierno afgano justificaron el ataque al hospital en Kunduz. Esto significa que las fuerzas afganas y de los EEUU, que trabajan conjuntamente, decidieron arrasar un hospital totalmente funcional, con más de 180 trabajadores y pacientes en su interior, porque, según sostienen, había talibanes presentes.

Destrozos en el hospital de MSF en Kunduz, Afganiztán. © MSF

“Esto supone el reconocimiento de un crimen de guerra y contradice totalmente las intenciones del gobierno de EEUU de minimizar el ataque como ‘daño colateral’. No puede haber justificación para este ataque abominable en nuestro hospital que ha acabado con la vida de personal de MSF mientras trabajaban y de pacientes que yacían en sus camas. MSF reitera su petición para que se lleve a cabo una investigación internacional independiente a fondo” afirma Joan Tubau, Director General de MSF.

Leer más


Los grandes picos de malaria que se están produciendo en Sudán del Sur aumentan la posibilidad de una segunda temporada consecutiva de esta enfermedad con cifras muy altas de casos y muertes. Esta situación podría prevenirse si se actúa urgentemente para reforzar el acceso al tratamiento en las zonas de más alto riesgo, según Médicos Sin Fronteras (MSF).

Casi el 60% de los pacientes de esta sala de hospital en Aweil tiene malaria. Agosto de 2015. Fotografía: Jacob Kuehn/MSF.

En 2013, MSF trató a más de 170.000 pacientes de malaria en Sudán del Sur. Ese año el número de pacientes que acudieron a las instalaciones de la organización en busca de tratamiento se triplicó con respecto al total de 2013. El pasado mes de noviembre, MSF ya advirtió de que se debía mejorar el acceso al tratamiento en las zonas más afectadas por la enfermedad. Muchos pacientes llegaban en estado grave y con riesgo de muerte, después de haber emprendido largos trayectos, para recibir atención sanitaria ante la falta de tratamientos contra la malaria en los centros de salud locales. En 2014, la malaria supuso el 72% de todas las muertes causadas por enfermedades en todo Sudán del Sur, según la ONU.

Leer más


El coordinador de emergencias Will Turner distribuye raciones de comida en el Phoenix. © Gabriele François Casini/MSF

El coordinador de emergencias Will Turner distribuye raciones de comida en el Phoenix. © Gabriele François Casini/MSF

Hola,

Nada detiene a quien busca para sus hijos no solo pan sino también un techo seguro donde poder dormir sin temor a lo que pasará mañana. A algunos de ellos y a sus críos los estamos sacando del Mediterráneo: los hemos encontrado a bordo de barcos destartalados, de cubiertas resquebrajadas y motores gripados. Viajaban hacinados junto a otros cientos de personas, arriesgando la vida para cruzar el mar rumbo a Europa, con la esperanza de escapar de la violencia y la miseria.

Seguramente lo has visto en los medios de comunicación: en mayo, Médicos Sin Fronteras lanzó una operación de rescate en el Mediterráneo, con el fin de socorrer a personas en riesgo de naufragio y prestarles atención médica. En el momento de escribir estas líneas, nuestros barcos han rescatado a más de 1.800 personas.

Y seguramente, porque nos conoces, te preguntarás: ¿qué hace Médicos Sin Fronteras rescatando a gente en el mar? ¿Qué hace reclutando marineros, aprendiendo de esloras, de corrientes y regulaciones marítimas? La respuesta es sencilla y, precisamente porque nos conoces, no te va a extrañar. No hacemos nada diferente a lo que llevamos haciendo todos estos años con tu ayuda: asistir a las personas que sufren situaciones críticas. Lo que hacemos desde nuestros barcos no es muy diferente de lo que hacemos en nuestros hospitales de campaña: tendemos la mano al ser humano que necesita ayuda urgente, sin importarnos si la razón que les ha puesto en esa situación es una guerra, una epidemia, el hambre, o todas ellas a la vez.

Leer más


Dos duros testimonios de migrantes de Eritrea, que gracias a MSF y MOAS figuran entre los 100.000 que han llegado a tierra en lo que va de año.

Freweini, 38 años, proveniente de Sanaf (Eritrea) ©Julie Remy/MSF

Freweini, 38 años, proveniente de Sanaf (Eritrea) ©Julie Remy/MSF

Freweini, de Eritrea

“Mi nombre es Freweini. Tengo 38 años y vengo de Eritrea. Mi marido está muerto, pero tengo 5 niños –tres míos y dos más que cuido- y mi madre está enferma. Desde que dejé Eritrea hace dos meses todavía no he podido hablar con ellos.

Tres años atrás empecé a tener problemas. Antes de eso podía ir a donde quisiera y me apeteciera. Pero ahora apenas puedo caminar. Tengo que usar muletas y es muy doloroso.

Mi espalda necesita cirugía. Lo he intentado aquí,  pero no tienen lo que se necesita ­-a menos que pudiera encontrar 30.000 dólares.  Así que en sustitución  volví a la medicina tradicional, que usa el fuego. Pero eso no quita el dolor – todo lo que hizo fue quemar mi piel. Ahora tengo marcas por todas partes en mi cuerpo.

Debido a mis problemas en la espalda, decidí encontrar una manera de salir de Eritrea. Los comerciantes locales y otros de mi pueblo me ayudaron a recoger el dinero suficiente para costear el viaje a Jartum, y luego a Libia. Me puse por mi cuenta, caminando con mis muletas. Caminé a Jartum, y luego tomé una camioneta a Libia, desde donde abordé un barco.

Me han ayudado personas por todo el camino. Todo el mundo ha sido amable – levantándome cuando era necesario, e incluso cargando conmigo. Estoy muy agradecido a todos ellos

Cuando llegué al barco no tenía ni idea de cuánto tiempo me tomaría. Entonces tú has venido y nos has rescatado. No me importa a qué país voy de Europa. Todo lo que quiero es una cirugía en mi espalda, y ser capaz de ayudar a mis hijos. Espero que sea capaz de caminar normalmente de nuevo muy pronto”.

Leer más


Nepal se ha visto afectado por dos terremotos en menos de tres semanas. Han causado la muerte de miles de personas, herido a decenas de miles, y han dejado a millones más ante el desafío de reconstruir sus vidas.

Habitantes de un pueblo destruido del distrito de Gorkha el 7 de mayo © Brian Sokol/Panos

Médicos sin Fronteras, que ya estaba en el terreno poco después del primer temblor, continúa trabajando para llegar y ayudar a las poblaciones afectadas. La prioridad sigue siendo alcanzar las zonas más remotas, y llegar a los pueblos más aislados en las montañas, donde no llega la ayuda.

Los equipos de MSF se movilizaron poco después del primer terremoto de magnitud 7.8 del pasado 25 de abril y comenzaron las actividades médicas y la distribución de refugios y alimentos en helicóptero a la gente que vivía en las zonas más aisladas. El pasado 12 de mayo, dichos equipos fueron capaces de responder casi inmediatamente después del segundo terremoto, de magnitud 7.3. En las aldeas remotas como Singati, Marbu, Yanglakot y Lapilang MSF ha evacuado a los pacientes en estado crítico a hospitales en Katmandú. Además, está realizando evaluaciones para reajustar su asistencia en función de las nuevas necesidades que han surgido a partir del nuevo terremoto.

“En algunas áreas se ha producido una destrucción de hasta el 90% “, advierte Dan Sermand, coordinador de MSF en Nepal. “Los hospitales y centros de salud han sido dañados por los dos terremotos, dejando a muchas personas sin acceso a la asistencia sanitaria más básica. Hasta ayer, todavía había derrumbes en curso en algunas zonas montañosas que hemos evaluado. En algunas áreas hay pueblos enteros han sido destruidos, agravando una situación que ya era penosa. Muchas personas ya habían perdido sus hogares con el primer terremoto”.

Leer más


Tras el segundo terremoto de 7,1 grados que se produjo este martes en Nepal y la constatación de que los equipos de MSF en Katmandú y en el resto de Nepal están bien, se está recabando información para poder hacer frente a las necesidades más urgentes y acceder con la mayor rapidez a las zonas donde la ayuda todavía no ha llegado. De hecho, desde los días inmediatamente posteriores al primero de los terremotos, MSF está haciendo clínicas móviles en las áreas aisladas más afectadas.

Imagen de previsualización de YouTube

Según las primeras informaciones, este segundo temblor ha tenido su epicentro a 80 kilómetros al este de Katmandú, en el distrito de Dolakha, un área de difícil acceso donde ya estaban trabajando los equipos de la sección holandesa de MSF, y hasta donde sólo es posible llegar en helicóptero.

Los trabajadores de MSF han escuchado que en un lugar llamado Lapu, el terremoto se ha sentido mucho más; y ya se han desplazado para evaluar la situación. En Katmandú también se ha dejado sentir mucho este último terremoto, y aunque no parece que haya más casas derrumbadas, el pánico era muy grande. Va a pasar tiempo hasta que la gente se tranquilice, la comunicación es muy complicada.

Trabajo de los equipos de MSF

Desde el pasado 29 de abril, los equipos médicos de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Nepal han estado recorriendo a pie y en helicóptero las poblaciones que han quedado aisladas. Los distritos de Dhading, Gorkha, Rasuwa y Sindhupalchowk resultaron duramente golpeados el sábado 25 de abril por un terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter. Desde entonces, muchas aldeas apenas han recibido ayuda.

Muchas carreteras y caminos están bloqueados por avalanchas y derrumbes provocados por el seísmo y las siguientes réplicas. Los equipos médicos de MSF emplean helicópteros para valorar las necesidades y proveer ayuda en estas aldeas aisladas. Del 29 de abril al 4 de mayo, los equipos médicos de MSF han recorrido más de 15 localidades para ofrecer atención a sus habitantes.

Leer más