MÉDICOS SIN FRONTERAS

El pasado 8 de marzo se celebró el Día Mundial De La Mujer. Una fecha que conmemora la lucha de las mujeres por tener las mismas oportunidades y trato que los hombres. Sin embargo, a día de hoy, millones de mujeres siguen luchando por esos derechos que aún no se cumplen. Desde Médicos Sin Fronteras trabajamos para dar apoyo y asistencia a aquellas que más lo necesitan.

Uno de los derechos más básicos del ser humano es el de acceso a la salud, pero todavía hay mujeres que no pueden disfrutar de él. Según datos de la Organización Mundial de Salud (OMS), cada día mueren casi 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto. El 99% de esta mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo.  Afganistán es uno de los países más peligrosos para dar a luz. De acuerdo con los datos de la OMS, cada año mueren alrededor de 4.300 mujeres por estas causas, cifra alarmante si se compara con las 19 que fallecen en Australia.

Una cuarta parte de los partos que asisten los equipos de MSF en todo el mundo, tienen lugar en Afganistán. La ginecóloga Sévérine Caluwaerts ha trabajado durante siete años en el hospital de maternidad de la provincia rural de Jost, al sureste de Afganistán. Cada día tiene que hacer frente a situaciones en las que los derechos de la mujer son vulnerados.

Leer más


A las 2:08 de la madrugada del sábado 3 de octubre de 2015, un avión AC-130 del Ejército estadounidense disparaba 211 proyectiles sobre el edificio principal del hospital de traumatología de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, Afganistán. Un ataque que terminaba con la vida de 42 personas (24 pacientes, 14 trabajadores humanitarios de MSF y 4 cuidadores) y hería a 37 personas. Todo ello a pesar de que la instalación, un hospital en pleno funcionamiento en el momento del ataque, estaba, como tal, protegida por el Derecho Internacional Humanitario.

Miembro de MSF entre las ruinas del hospital de traumatología de Kunduz, tras el bombardeo del 3 de octubre de 2015. © MSF

Desde 2011, en este centro se proporcionaba atención quirúrgica, gratuita y de calidad, a pacientes con heridas de guerra y a víctimas de traumatismos como consecuencia, por ejemplo, de accidentes de tráfico. De hecho, era la única instalación de este tipo en toda la región noreste de Afganistán y facilitaba servicios tanto a los residentes de Kunduz como de las provincias limítrofes.

Sin embargo, fue bombardeado en 2015, con consecuencias devastadoras para las víctimas, sus familias, los equipos de MSF y toda la comunidad de de Kunduz. Desde entonces, la investigación de Estados Unidos y los contactos mantenidos con las autoridades estadounidenses han permitido a MSF profundizar en lo sucedido esa noche del 3 de octubre de 2015. Esto incluye saber que las tropas sobre el terreno asumieron falsamente que “todos los civiles habían abandonado la ciudad y que sólo permanecían en Kunduz los talibanes” y no tomaron las precauciones necesarias para evitar bajas de civiles.

Testimonio de todo lo ocurrido en ese momento nos da Faizula, Responsable de Admisión y Gestión de Pacientes en el hospital.

Imagen de previsualización de YouTube

Hoy, el hospital permanece cerrado y miles de personas carecen de acceso a servicios médicos vitales. Mientras Médicos Sin Fronteras continúa pidiendo garantías a todas las partes del conflicto para que el personal y los pacientes de este hospital estén seguros, antes de considerar su reapertura. Y es que los ataques a instalaciones humanitarias continúan: desde el ataque al hospital de Kunduz, instalaciones médicas de MSF o apoyadas por la organización médico-humanitaria han sido víctimas de al menos 75 ataques. Sólo en 2016, 21 hospitales apoyados por MSF han sufrido 36 ataques en Siria y Yemen.

Una mesa redonda para saber más

Para recordar todo lo ocurrido y denunciar los ataques indiscriminados a hospitales e instalaciones civiles, el próximo jueves 13 de octubre, a las 19 horas, La Casa Encendida de Madrid acoge la mesa redonda “Ataques a la Misión Médica” (la entrada es libre, hasta completar aforo). En el auditorio habrá una proyección de unos diez minutos, sobre este tipo de ataques, y una mesa redonda en la que participarán: José Antonio Bastos, ex Presidente MSF España; Muskilda Zancada, ex Jefa de Misión en Siria, MSF España; Carlos Francisco, Jefe de Misión en Siria, MSF España (conexión en directo); y César Pérez Herrero, gestor de actividades médicas en Tierra Caliente (México), MSF España.

Moderado por Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, en este coloquio se hablará del momento actual en el que los ataques a la misión médica parecen haberse convertido en una consecuencia inevitable de la guerra. Un momento en el que es necesaria una adaptación del sector para llegar y atender a las poblaciones más vulnerables.

 


Los bombardeos en Siria continúan día tras día, sin respetar ni a la población civil, ni a los trabajadores humanitarios, ni los centros de salud, ni las infraestructuras básicas. Un ejemplo de ello fue el ataque a un convoy de la ONU y de la Media Luna Roja, a principios de la semana pasada. Hecho que condena enérgicamente Médicos Sin Fronteras, pues supone un ejemplo más del incumplimiento continuo de las reglas básicas de la guerra en el conflicto sirio.

Un conflicto en el que hospitales como el de Al Daqaq funcionan con muchas dificultades por los daños sufridos. Sobre cómo es el trabajo allí, a pesar de las bombas, habla en este vídeo el director médico Ali Abu al Yaman. 

Imagen de previsualización de YouTube

Por todo esto y todo lo ocurrido, desde MSF se reclama a las grandes potencias internacionales que intervienen aquí que asuman su responsabilidad y den pasos más concretos para poner fin a todos los ataques contra instalaciones civiles, incluidos centros médicos y convoyes de ayuda humanitaria.

Leer más


El pasado mes de agosto Médicos Sin Fronteras decidía retirar a su personal de seis hospitales del norte de Yemen, debido a la falta de garantías ante los bombardeos indiscriminados que se están viviendo. Precisamente uno de ellos, el producido en Abs, acabó con la muerte de 19 personas, entre pacientes y personal del centro. Algo que explica en este vídeo Raquel Ayora (Directora de Operaciones de MSF), que también habla de la esperanza de que la evacuación no sea definitiva y de que los hospitales sigan abiertos y funcionando, aunque no puedan ofrecer la misma asistencia médica.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Yemen: “La asistencia médica es una víctima más”

De su experiencia en el país nos habla Crystal van Leeuwen, enfermera en Canadá que acaba de regresar de Yemen tras coordinar allí las actividades médicas de Médicos Sin Fronteras (MSF) durante siete meses. Como integrante de nuestro equipo de emergencia, ha trabajado con nosotros en países como Siria, Sudán del Sur, República Democrática del Congo y Nigeria, así como durante la respuesta al brote de Ébola en África occidental.

Cuando aterricé en Saná, la capital yemení, los lados de la pista estaban cubiertos por aviones destruidos, tanto grandes como pequeños. Era claramente un país afectado por la guerra. Durante el trayecto de siete horas hasta Taiz, pasamos delante de viejas casas de piedra construidas en las laderas de las montañas. En los pueblos pequeños, la vida campestre transcurría de forma aparentemente normal y deseé estar visitando Yemen como turista.

Leer más


KaloBios es una compañía farmacéutica que pretende adquirir los derechos del Benznidazol (un fármaco que tiene 40 años) y multiplicar su precio por 9.000 sin aportar ninguna innovación.

 

Laboratorio del hospital en Boquerón, Paraguay. 2012. © Anna Surinyach/MSF

Médicos Sin Fronteras (MSF) pide al Congreso de los EE.UU que establezca enmiendas en la ley para que las farmacéuticas no puedan aprovecharse de medidas que fueron creadas para promover la investigación y el desarrollo biomédico y que están siendo utilizadas con fines únicamente lucrativos, sin ánimo alguno de invertir en innovación. Leer más


El Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) en colaboración con Médicos Sin Fronteras (MSF) presentaron ayer el informe: “La acción humanitaria en 2014-2015: ¿fin de una época?”. Según este, cada vez se realizan diagnósticos más precisos de las crisis humanitarias y las necesidades que implican, pero la comunidad internacional, por falta de voluntad, se limita a gestionarlas en lugar de resolverlas.

Haz clic en la imagen para consultar el informe completo

Las tácticas y estrategias militares adoptadas por todo tipo de coaliciones, que incluye la violencia indiscriminada y el uso desproporcionado de la fuerza aérea, han provocado un alto grado de sufrimiento entre la población civil. Es el caso de Yemen o Siria, donde la población atrapada está sometida a bombardeos diarios y los refugiados se encuentran con una Europa que les cierra las puertas, recorta las ayudas a la asistencia y opta por la externalización de las fronteras.

Leer más


Médicos Sin Fronteras (MSF) reclama a las compañías farmacéuticas GlaxoSmithKline (GSK) y Pfizer que rebajen los precios de la vacuna contra el neumococo a 4,5 euros por niño, por las tres dosis en todos los países en desarrollo y para todas las organizaciones humanitarias.

Imagen de previsualización de YouTube

Tras años de negociaciones con ambas compañías para reducir el precio de la vacuna para su uso en las campañas de vacunación que MSF realiza en países en desarrollo y durante crisis humanitarias, la organización lanza una campaña de recogida de firmas para pedir a la ciudadanía que presione a los presidentes de Pfizer y GSK, Ian Read y Andrew Witty, para que reduzcan el precio de la vacuna del neumococo y poder aumentar el número de niños inmunizados ante esta bacteria. La neumonía, enfermedad causada en la mayoría de los casos por esta bacteria, termina con la vida de aproximadamente un millón de niños al año.

Leer más


Médicos Sin Fronteras (MSF) hizo público un informe en la que analiza lo acontecido en su hospital de Kunduz (Afganistán) antes, durante y después del brutal ataque aéreo del pasado 3 de octubre por parte de las fuerzas estadounidenses. El documento realiza una revisión cronológica de los hechos y demuestra que no hay justificación alguna para el ataque a su hospital. Los datos recopilados por MSF atestiguan que no había combatientes armados ni enfrentamientos en el interior del centro médico ni en sus cercanías.

 

 14 de octubre, 2015. Centro de trauma del hospital de MSF en Kunduz. © Victor J. Blue

El análisis de MSF describe que hubo pacientes que fallecieron quemados vivos en sus camas y trabajadores sanitarios que sufrieron amputaciones o fueron decapitados por las explosiones. Así mismo, algunas personas recibieron disparos desde el aire mientras huían del edificio en llamas. Al menos 30 personas murieron a causa de estos atroces ataques: 13 miembros del personal de MSF, 10 pacientes, y otras 7 personas que aún no han podido ser identificadas debido al estado irreconocible en que quedaron sus cuerpos.

Leer más


La campaña para pedir una investigación independiente del ataque al hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Kunduz, que insta a Estados Unidos a aceptar la investigación de Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta (CIHE o IHFFC por sus siglas en inglés) ya cuenta con el apoyo de casi 280.000 personas.

La campaña se encuentra disponible aquí.

Hace una semana se hacía público que la CIHE había ofrecido formalmente sus servicios para investigar el bombardeo al hospital de MSF en Kunduz, Afganistán. Pero para la puesta en marcha de una investigación independiente es necesario el consentimiento de los países implicados. Por ello, MSF apela a Estados Unidos y a la Administración del presidente Barack Obama para que acepten una investigación sobre el bombardeo del hospital de Kunduz a cargo de este organismo independiente.

Leer más


La situación de la población de Yemen está marcada por una multitud de problemas generados por el conflicto armado que comenzó el pasado 26 de marzo. En un informe recién publicado, Médicos Sin Fronteras (MSF) examina varios aspectos concretos relacionados con la salud, que afectan hoy a los yemeníes tras más de cuatro meses de conflicto. Considerados en su conjunto, éstos muestran el efecto del conflicto en la estructura sanitaria de Yemen, conflicto que ha provocado lo que MSF define una “hemorragia constante” y el colapso de los servicios de salud a lo largo y ancho del país.

MSF, que durante el conflicto ha tratado más de 10.000 personas y ha realizado casi 5000 intervenciones quirúrgicas, analiza varios puntos: entre ellos, el tratamiento de los heridos de guerra,  la ruptura del abastecimiento de agua y de los servicios públicos, la situación sanitaria de los desplazados, los ataques al personal médico y a las infraestructuras sanitarias, las necesidades específicas  de atención médica de los niños y niñas yemeníes, la propagación de enfermedades contagiosas y la dificultad para llevar a cabo campañas de vacunación en el contexto actual y, por último, el acceso a la asistencia sanitaria para los pacientes con enfermedades crónicas.

Leer más