MÉDICOS SIN FRONTERAS

Han pasado seis años desde que se inició el conflicto armado en Siria, el considerado como el más cruel desde hace 25 años. Seis años en los que más 400.000 personas han muerto y 4,8 millones se han visto obligados a abandonar el país. Médicos Sin Fronteras hace un llamamiento para que todas las partes involucradas en el conflicto permitan la entrada de la ayuda humanitaria en el país.

 

“Todas las partes del conflicto, los países vecinos y los actores internacionales deben permitir el acceso de la ayuda médica y humanitaria y no usarla como una herramienta política”, afirma Pablo Marco, coordinador de MSF en Oriente Medio. “Además, deben permitir que aquellos que requieran de asistencia médica accedan a áreas donde puedan recibir tratamiento especializado por parte del personal sanitario. A su vez, deben asegurar la protección de las unidades de emergencia, del personal sanitario y de las instalaciones médicas”.  

Tras seis años de guerra en Siria, la población civil es la que más sufre las consecuencias de este conflicto, cada vez más letal y despiadado. Los niveles de dolor son cada vez más grandes y millones de personas siguen sin tener acceso a la salud y sus servicios más básicos. Esta es una crisis humanitaria que se ha vuelto tremendamente compleja. 13.5 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria urgente para sobrevivir.

Las vidas de millones de habitantes han sido destrozadas. Este video de MSF te muestra las consecuencias de años de guerra.

Imagen de previsualización de YouTube

 

Personal médico y hospitales: objetivo de los bombardeos.

Durante estos años de conflicto, el ataque a civiles, personal médico y hospitales se han convertido en rutina. La población teme acudir a los centros de salud por miedo a ser atacada en su desplazamiento. Esto ha debilitado, de manera alarmante, el sistema de salud de Siria. Lo cual es un enorme problema teniendo en cuenta el agravante de los heridos y el aumento de las necesidades médicas como consecuencia directa del conflicto.

Imagen de uno de los hospitales de trauma de MSF bombardeado en octubre de 2016 / Ghaith Yaqout Al-Murjan. MSF

 

Varios equipos de MSF están trabajando en varias gobernaciones sirias desde el inicio de los ataques, en 2011, proporcionando atención médica de emergencia. Sin embargo, y desde el principio, el Gobierno sirio no ha autorizado a MSF a trabajar en territorios que estén bajo su mandato, a pesar de que la organización lo ha reclamado de manera reiterada. Además, debido a problemas de seguridad y la falta de garantías para su protección, estos equipos de profesionales tampoco pueden realizar sus tareas de ayuda humanitaria en poblaciones con presencia del Estado Islámico.

“De este modo, una gran extensión del territorio queda fuera del alcance de MSF”, señala Marco. “Desde MSF continuamos haciendo esfuerzos día tras día por trabajar en todo el territorio sirio. Y mientras tanto, reiteramos nuestro llamamiento para que se proporcione un espacio que nos permita ejercer una ayuda imparcial e independiente, y para que se permita a las organizaciones de ayuda humanitaria desarrollar una respuesta humanitaria y médica en las lugares que sea necesario”, añade Marco.

“Turquía, Irak, Jordania y Líbano han hecho un esfuerzo inmenso para ayudar a los refugiados, acogiendo casi 4,8 millones de sirios dentro de sus fronteras. Sin embargo, cientos de miles de personas continúan buscando refugio fuera de su país. MSF hace un llamamiento a los países vecinos de Siria para que permitan la evacuación a través de sus fronteras, no solamente de los casos más críticos -heridos y enfermos graves-, sino también de aquellos que busquen refugio, respetando así lo establecido en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados”, argumentó Marco.

 

“El resto del mundo no puede dar la espalda”

Con el conflicto entrando en su séptimo año, Siria continua siendo una las crisis humanitarias más complejas y volátiles del mundo. En un país devastado por la guerra, el Derecho Internacional Humanitario (DIH) ha sido ignorado completamente, llevando a las distintas partes enfrentadas a faltar a su deber de evitar las bajas civiles.

 

“El resto del mundo no puede dar la espalda a las miles de personas que han huido de la guerra y de la persecución. Es fundamental que se respeten los derechos de las personas a buscar asilo y a obtener una debida asistencia y protección”.

“Las partes del conflicto en Siria deben tomar medidas para proteger a la población civil y a las infraestructuras civiles, tal y como dictamina el DIH en las zonas de guerra. Las infracciones que se están cometiendo son inaceptables”, concluye Marco.


Los bombardeos en Siria continúan día tras día, sin respetar ni a la población civil, ni a los trabajadores humanitarios, ni los centros de salud, ni las infraestructuras básicas. Un ejemplo de ello fue el ataque a un convoy de la ONU y de la Media Luna Roja, a principios de la semana pasada. Hecho que condena enérgicamente Médicos Sin Fronteras, pues supone un ejemplo más del incumplimiento continuo de las reglas básicas de la guerra en el conflicto sirio.

Un conflicto en el que hospitales como el de Al Daqaq funcionan con muchas dificultades por los daños sufridos. Sobre cómo es el trabajo allí, a pesar de las bombas, habla en este vídeo el director médico Ali Abu al Yaman. 

Imagen de previsualización de YouTube

Por todo esto y todo lo ocurrido, desde MSF se reclama a las grandes potencias internacionales que intervienen aquí que asuman su responsabilidad y den pasos más concretos para poner fin a todos los ataques contra instalaciones civiles, incluidos centros médicos y convoyes de ayuda humanitaria.

Leer más


Imagen de previsualización de YouTube

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha estado trabajando en Siria los pasados dos meses, facilitando asistencia humanitaria a la población afectada por el conflicto. Con ayuda de un grupo de médicos sirios, los equipos consiguieron en tan sólo seis días transformar una vivienda vacía en un hospital de emergencia donde los heridos podían ser operados y hospitalizados.

En este tiempo, MSF ha admitido a más de 300 pacientes en el centro y ha llevado a cabo más de 150 operaciones. La gran mayoría de las heridas son producto directo del conflicto (disparos de tanques, bombas). La mayoría de los pacientes son hombres pero uno de cada diez son mujeres y uno de cada cinco menores de veinte años. De acuerdo con el equipo médico dos tercios de los procedimientos médicos han sido cirugías de urgencia.

El futuro del proyecto es, sin embargo, incierto. Además del hecho de que MSF está trabajando sin autorización del gobierno sirio, nuestras actividades se encuentran amenazadas por la naturaleza cambiante del conflicto, las dificultades de suministro y los problemas que afrontan los heridos para poder llegar al hospital.

Teniendo en cuenta el nivel de violencia existente en Siria hoy, el equipo de MSF, con personal internacional y nacional, sólo puede proveer un limitado apoyo médico. La asistencia es, sin embargo, esencial para la supervivencia de la gente tratada en el hospital.

Para Anna Nowak, Nelly Dilworth y Brian Moller, miembros de MSF, han vuelto ahora de Siria. Sus testimonios son muestra del uso de artillería pesada y de la violencia de una guerra que no discrimina a los civiles.


Además del proyecto quirúrgico, MSF distribuye medicinas y otros suministros médicos en Siria. A pesar de las dificultades para acceder al país, MSF está preparada para atender a todas las víctimas del conflicto y continuamos expandiendo nuestras actividades en Siria y en los países vecinos. Por el momento, MSF admite una media de 50 sirios en el proyecto de cirugía reconstructiva en Ammán, Jordania. También ofrecemos apoyo psicológico y atención primaria a los refugiados sirios en Líbano. El presupuesto de MSF para actividades relacionadas con el conflicto Sirio está estimado en la actualidad en más de cinco millones de euros.