MÉDICOS SIN FRONTERAS

Gilles Pelissier, coordinador del proyecto y responsable de la seguridad de los equipos de MSF en Gaza. El pasado domingo Gille esperaba el inminente anuncio de un nuevo alto el fuego mientras seguía con intensidad todas las informaciones relacionadas con las negociaciones que estaban teniendo lugar en El Cairo entre palestinos e israelíes.

Hospital de Al Shifa, Gaza. © Nicolas Palarus / MSF

“Estábamos a la espera de la confirmación del acuerdo de alto el fuego. Hubo tres o cuatro ataques con misiles sobre la ciudad de Gaza, pero los vecinos consideraban que eso no era necesariamente una mala señal. Entonces, de repente, oímos una enorme explosión, apenas a  100 metros del hospital de Al Shifa. Me sorprendió mucho, ya que es raro que un misil caiga tan cerca; fue una deflagración muy fuerte. Inmediatamente avisé a todo el equipo de MSF para que se trasladaran a la habitación habíamos habilitado como espacio de seguridad, situada en el centro de la planta baja del edificio donde viven y trabajan los equipos de la organización, a  cinco minutos en coche de Al hospital de Al Shifa, el hospital más grande de la Franja de Gaza.

Leer más


Las comunidades desplazadas de Sudán del Sur que viven concentradas en los lugares donde el acceso al agua potable y a letrinas es limitado corren un gran riesgo de contraer el cólera.

Mary Keji en el Centro de Tratamiento de Cólera de MSF en Juba © Andreea Campeanu

Desde principios de julio, los equipos de Médicos Sin Fronteras (MSF) se han estado ocupando de más de 904 pacientes que padecen el cólera en el estado del Alto Nilo. MSF ha abierto dos centros de tratamiento de cólera (CTC) para tratar a enfermos de la zona en Malakal y Wau Shilluk.

Leer más


El ataque del pasado lunes contra el hospital Al Shifa, que acoge a unos 2.000 desplazados, demuestra que no hay lugar seguro para los civiles e ilustra las dificultades para proporcionar ayuda de emergencia

Gaza/Jerusalén/Madrid – La organización médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) condena con contundencia el ataque de ayer, 28 de julio, contra el hospital Al Shifa, un centro de referencia para toda la Franja de Gaza y en el que trabajan los equipos quirúrgicos de MSF. Este último bombardeo contra una estructura sanitaria en la que se refugian miles de personas desplazadas desde el inicio de la ofensiva denominada “Margen Protector” evidencia, una vez más, que en Gaza no hay lugar seguro para los civiles y demuestra hasta qué punto es difícil facilitar ayuda de emergencia hoy en Gaza.

Un trabajador humanitario internacional de MSF estaba en el edificio cuando el centro de consultas externas dentro del recinto del Hospital fue bombardeado. Aunque en este último ataque no hubo que lamentar muertos o heridos, Al Shifa es el cuarto hospital atacado tras los del European General,  el Al Aqsa y el Beit Hanoun desde que se inició la operación “Margen Protector” hace tres semanas.

Sala de emergencias del hospital de Al Shifa, ciudad de Gaza © Samantha Maurin/MSF

“Atacar hospitales y sus alrededores constituye una grave violación del derecho internacional humanitario y resulta completamente inaceptable”, denuncia Tommaso Fabbri, coordinador general de MSF en los Territorios Palestinos Ocupados. “Independientemente de las circunstancias, las estructuras y el personal de salud deben ser protegidos y respetados. Pero hoy en Gaza los hospitales no son los refugios que deberían ser”, añade.

Una hora después del ataque al hospital de Al Shifa, tuvo lugar un ataque aéreo contra el campo de refugiados de Shati. “Dos de cada tres heridos que vi llegar a Al Shifa eran niños”, dice Michele Beck, referente médico de MSF en Gaza.

En Gaza, 1,8 millones de personas, incluidos más de 160.000 desplazados internos, están hacinados en una franja de terreno urbano densamente poblado. “Los gazatíes están rodeados por el mar y con las fronteras cerradas”, explica Marie-Noëlle Rodrigue,  directora de operaciones de MSF. “El ejército israelí ordena a los civiles que evacúen sus casas, sus barrios. ¿Pero para ir adónde? Los gazatíes no tienen ninguna libertad de movimiento y no pueden refugiarse en el exterior. Simplemente están atrapados”, concluye.

Tanto para MSF como para el resto de otras organizaciones médicas y humanitarias que trabajan en Gaza, moverse y trabajar es extremadamente difícil y peligroso. Conductores de ambulancias locales y de la Media Luna Roja han muerto o resultado heridos. El 20 de julio, un bombardeo impactó a escasos centenares de metros de un coche de MSF claramente identificado y, el mismo día, un misil cayó sin explotar a unos diez metros de la tienda de campaña de la organización instalada en el hospital Nasser.

Leer más


El personal sanitario también se encuentra bajo el fuego

Niño con graves quemaduras provocadas por un misil que cayó sobre su casa. Hospital de Shifa, Gaza. © Samantha Maurin / MSF

Desde que empezara la ‘Operación Margen Protector’ en la Franja de Gaza, la mayoría de muertos y heridos en Gaza son civiles. El personal sanitario también se encuentra bajo el fuego, ha afirmado hoy la organización internacional médico-humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF).

Tras los fuertes bombardeos de la noche del sábado y del domingo por la mañana en el barrio de Ash Shuja’iyeh de la ciudad de Gaza, la mayoría de los heridos que llegaron a la sala de operaciones del el hospital de Al Shifa, donde trabaja MSF, eran mujeres y niños. El personal de MSF ha sido testigo de la huida de cientos de personas de la zona. MSF pide a Israel un cese inmediato de los bombardeos a los civiles atrapados en la Franja de Gaza y que garantice la seguridad del personal sanitario y las estructuras de salud.

Leer más


Tras las cinco horas del alto al fuego humanitario en Gaza se empezaron a oír explosiones de nuevo en la ciudad, donde MSF tiene una clínica de cuidados post-operatorios

Clínica de cuidados postoperatorios en la ciudad de Gaza. Febrero de 2014. © Chris Huby

 

Un equipo médico de la unidad de emergencias de MSF ha entrado en Gaza para prestar apoyo al personal del Ministerio de Salud Palestino en el hospital de Al Shifa, donde ingresan la mayoría de heridos.  Al Shifa es el hospital más grande de Gaza, con unas 250 camas y 8 quirófanos. El equipo quirúrgico hace turnos de 24 horas.

Leer más


Ayer, 9 de julio, se cumplieron tres años de la proclamación de independencia de Sudán del Sur, el país más joven del mundo, que está sumido desde el pasado diciembre en un conflicto interno que ha provocado que más de 1,4 millones de personas hayan tenido que dejar sus hogares.

Imagen de previsualización de YouTube

Durante este tiempo, al menos 58 personas han sido asesinadas en los hospitales y los centros hospitalarios apoyados por MSF, que han sido saqueados o quemados en al menos seis ocasiones, según los datos recogidos por MSF en su informe ‘Violencia contra la salud en el conflicto en Sudán del Sur’. El daño va mucho más allá de los actos de violencia en sí mismos y tiene como consecuencia que la atención médica se ve interrumpida justo en el momento en el que la población la necesita de forma desesperada.

Leer más


República Centroafricana (RCA), un país castigado desde hace décadas, se encuentra en una situación de caída libre desde hace poco más de un año al vivir una  demoledora crisis política, cuyas gravísimas consecuencias para la población se están traduciendo en desplazamientos masivos, exilio y violencia extrema entre otros.

Visita la web RCA, el país perdido. Texto, Lali Cambra. Fotos y Vídeo: Juan Carlos Tomasi.

Con solo 4,5 millones de habitantes, es uno de los países más pobres del mundo con una esperanza de vida que ronda los 51 años,  y unos indicadores de salud muy bajos: solo hay un médico por cada 55.000 personas,  o una  comadrona para cada 7.000 mujeres. De cada 1.000 niños nacidos, unos 130 no llegarán a cumplir los 5 años siendo víctimas de la malaria, la meningitis o la desnutrición.

Desde su independencia en 1960, RCA ha vivido con frecuencia periodos político-militares convulsos, con un golpe de Estado, aproximadamente, cada diez años

Leer más


El brote de Ébola sigue propagándose en Guinea, Sierra Leona y Liberia. La organización médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) alerta que para poner la epidemia bajo control se requiere un despliegue masivo de recursos por parte de los gobiernos de África Occidental y de las organizaciones de ayuda. MSF advierte, además, que sus equipos han llegado al límite de su capacidad de respuesta.

Un equipo de MSF entra en la zona de aislamiento de uno de los centros en Guinea

Enfermos de Ébola han sido identificados en más de 60 lugares diferentes en los tres países, lo que complica los esfuerzos para tratar a los pacientes y frenar el brote. “La epidemia está fuera de control”, explica el doctor Bart Janssens, director de Operaciones de MSF. “Con la aparición de nuevas localizaciones afectadas en Guinea, Sierra Leona y Liberia, existe un riesgo real de que se propague a otras áreas”.

Leer más


MSF ha estado prestando asistencia sanitaria a los refugiados sursudaneses en Etiopía desde enero. Los equipos tratan a los refugiados a su llegada a los centros de tránsito y en el campo de Lietchuor. La organización ha instalado un hospital de 85 camas y un centro de salud en Lietchuor, así como un hospital de 75 camas en Itang. Antoine Foucher, Jefe de Misión de MSF en Etiopía, describe la urgencia de la situación de los refugiados.

Clínica móvil en el campo de Burubiey © Aloys Vimard / MSF

¿Todavía existe un flujo de refugiados sursudaneses hacia Etiopía?

Desde que estallara el conflicto en Sudán del Sur en diciembre, ha estado llegando a la región etíope de Gambella un promedio de 1.000 personas diarias. Sin embargo, ese promedio refleja sólo parcialmente la afluencia masiva de entre 10.000 y 15.000 personas diarias, como ocurrió tras batalla de Nasir en el estado de Jonglei, por poner un ejemplo. Hoy hay más de 130.000 refugiados sursudaneses en Etiopía. Según una estimación del ACNUR, dicho número podría alcanzar los 350.000 a final año.

Leer más


Abdulbaset Alzamar es un enfermero yemení que trabaja con pacientes VIH positivos. Habla de su experiencia proporcionando tratamiento antirretroviral (ARV) vital a pacientes mientras los disturbios hacían estragos en la capital, Sana’a.

Sana’a, Yemen. © Anna Surinyach/MSF

“A finales de 2010 y principios de 2011 la situación en mi país empezó a deteriorarse. Primero se produjeron manifestaciones y protestas en la capital, Sana’a; luego estallaron violentos enfrentamientos por todo el país.

En aquel momento trabajaba para MSF y el Ministerio de Sanidad en la clínica de VIH del hospital de Al-Gumhuri, la única estructura de salud en Sana’a que proporciona tratamiento antirretroviral vital a pacientes que padecen el virus.

Teníamos muy claro que debíamos estar preparados para lo peor. Con más de 350 pacientes recibiendo tratamiento ARV en nuestra estructura, teníamos que ingeniarnos un plan que nos permitiese seguir administrando medicamentos a los pacientes si estallaba el conflicto.

Leer más