MÉDICOS SIN FRONTERAS

Los equipos de MSF se retiran de la zona pero mantienen la vigilancia y han traspasado a las autoridades equipos, medicamentos y un centro de tratamiento. En tres meses de intervención los equipos sanitarios han atendido a 65 personas y han realizado el seguimiento de más de un millar de contactos de los contagiados. El último caso confirmado fue el 4 de octubre.

Imagen de previsualización de YouTube

El brote de virus de Ébola que se declaró el pasado agosto en la provincia de Ecuador, en el norte de la República Democrática del Congo (RDC), está bajo control después de que el último caso confirmado se registrara el pasado 4 de octubre en la localidad de Boende. Médicos Sin Fronteras (MSF), que desplegó unos 70 miembros en la zona, ha retirado sus equipos aunque mantiene la vigilancia y, desde hace semanas, trabaja en mejorar la capacidad de las autoridades locales para responder ante cualquier eventualidad. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el brote ha contagiado a 66 personas y ha causado 49 fallecidos. Este brote se ha registrado en la provincia de Ecuador, la misma donde en 1976 se identificó por primera vez el virus en la cercanías de un afluente del Congo, el río Ébola.

Leer más


Los programas de quimioprevención de la malaria estacional (SMC) han mostrado resultados prometedores en la reducción de la incidencia de la malaria en la población infantil del Sahel africano.

Quimioprevención de malaria en Madaoua, Níger © Juan Carlos Tomasi

 

La implicación de las comunidades es crucial para llegar al mayor número posible de niños en las zonas más remotas. Al mismo tiempo, con el objetivo de hacer frente a las principales enfermedades que afectan a la población infantil, Médicos Sin Fronteras (MSF)  ha incluido el diagnóstico de la desnutrición y vacunación.

“El jefe de la comunidad nos informó del programa que protegía a los niños menores de 5 años contra la enfermedad del mosquito y nos animó a ir” explica una madre del área de salud de Karofane, en el Distrito de Bouza al sur de Níger, donde MSF lleva a cabo un programa de quimioprevención contra la malaria estacional (SMC en sus siglas en inglés). “El año pasado mis hijos sufrieron mucho por la malaria. Incluso uno de ellos enfermó tanto que lo hospitalizaron. Este año están bien.” MSF proporciona tratamiento preventivo a unos 735.000 niños menores de entre tres meses y cinco años en Níger, Chad y Mali entre los meses de Julio y Septiembre.

Leer más


En el centro de tratamiento de Ébola de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Guéckédou, Guinea, un equipo de siete personas proporciona apoyo psicosocial a las personas y comunidades afectadas por el virus del Ébola. Es una tarea difícil pero indispensable para responder a la epidemia.

© Julien Rey / MSF

 

El apoyo comienza en la llegada

“Aún hay mucha falta de comprensión sobre la enfermedad en la región”, explica  Alexi, un supervisor del equipo de psicología social de MSF en Guéckédou.

“Los rumores se mueven con más rapidez que nuestro equipo de promoción de la salud y esto tiene un importante impacto en las comunidades. Las personas con síntomas de Ébola llegan al centro confusas y en un terrible estado de angustia. En esta situación, nuestra primera tarea es la de establecer confianza.”

Si un paciente ha sido expulsado de su comunidad, Alexi y su equipo van a visitarles y les explican que la gente puede sobrevivir al Ébola, y que la persona enferma que ha sobrevivido necesita el apoyo de su familia.

Leer más


#StopEbola: Médicos Sin Fronteras lanza una nueva campaña que llama a la movilización de la sociedad española para frenar el brote.

Imagen de previsualización de YouTube

La epidemia de Ébola más grave de la historia continúa fuera de control en África occidental: a día de hoy son más de 5.000 los muertos en los tres países más afectados (Guinea, Liberia y Sierra Leona). La respuesta internacional, pese a todas las promesas, sigue llegando con cuentagotas, y la falta de recursos materiales y humanos está colapsando los sistemas de salud y económicos de la región.

Aunque algunos países han empezado a enviar recursos humanos y materiales a la zona afectada, la respuesta está siendo lenta. Urge el establecimiento de más centros de tratamiento de pacientes con personal sanitario formado, así como cubrir las brechas existentes en actividades clave para el control del brote, como el seguimiento de contactos de los pacientes confirmados, la sensibilización comunitaria o los protocolos de enterramiento seguro.

Leer más


A raíz de una nueva oleada de casos de Ébola en la capital de Guinea, Conakry, el centro de tratamiento de Ébola de MSF se está acercando a los límites de su capacidad.

Centro de Ébola de Donka, en Conakry © Julien Rey / MSF

Conakry, la primera gran ciudad en verse afectada por el brote de Ébola en África occidental, ahora debe enfrentarse a un aumento masivo en el número de nuevos casos. A pesar de que la disminución de casos en julio parecía anunciar el fin de la epidemia en Guinea, a día de hoy MSF está tratando a más de 120 pacientes, 85 de ellos confirmados, en sus dos centros para pacientes en el país: Conakry y Guéckédou.

La situación afecta particularmente al centro de Ébola de Donka, situado dentro del complejo del hospital del Ministerio de Salud en Conakry. El centro admitió 22 pacientes en un solo día (el 6 de octubre), 18 de ellos procedentes de la región Coyah a 50 kilómetros al este de la capital. Actualmente hay 62 pacientes en el centro de Donka, que cuenta con 60 camas y se encuentra en proceso de expansión para incorporar 14 más.

Leer más


En el área de ‘pacientes confirmados de Ébola’ del centro de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Foya, Liberia, aproximadamente dos de cada tres pacientes no sobreviven el virus del Ébola. Los pacientes se reúnen, sentándose en bancos de madera y sillas de plástico. Desde una radio suena un ‘Azonto’, un género musical procedente de Ghana. La gente está débil y yace en sus camas, mientras que su sistema inmune trata de luchar contra el invasor mortal en sus cuerpos.

Mamadee© Martin Zinggl / MSF

Excepto uno: Mamadee, un niño de once años, que baila Azonto mientras la multitud lo observa. Mamadee salta, se agacha, da un paso al costado, primero a la izquierda, luego a la derecha, luego a la izquierda, luego a la derecha, salta de nuevo, da una vuelta, balancea sus caderas y sacude sus brazos. Y no se detiene, no se cansa.

Es difícil de creer, pero Mamadee es un paciente. Un paciente confirmado de Ébola.

Leer más


A las 13:00, un enorme clamor estalló cerca del cuadro de seguimiento de pacientes del centro de tratamiento de Ébola de MSF en la ciudad de Kailahun, en el este de Sierra Leona. El médico egipcio Sameh Kirollos acababa de ver los últimos resultados de los análisis de sangre de la pequeña Isatta: ¡Negativo! ¡Isatta está libre del Ébola! Unas horas más tarde, después de haberle dado algo de comer, una ducha y nueva ropa, la niña salió del centro.

Isatta, de 22 meses, una de las más jóvenes en sobrevivir al Ébola. © Sebastian Stein / MSF

El primer brote de Ébola en África occidental continúa su devastación en Sierra Leona, Guinea y Liberia, y los equipos de MSF están trabajando incansables para atender a los pacientes y detener la propagación de la enfermedad. MSF abrió el Centro de Tratamiento de Ébola en Kailahun a finales de junio. Un mes después, el rápido aumento del número de pacientes en el centro obligó al equipo a aumentar su capacidad de 60 a 80 camas erigiendo dos nuevas tiendas de campaña. El mismo día en el que se pusieron en marcha se llenaron de inmediato, con 21 nuevos pacientes admitidos.

Leer más


A continuación publicamos el discurso íntegro de Joanne Liu, Presidenta Internacional de Médicos Sin Fronteras, durante la reunión informativa sobre la respuesta al brote de Ébola en la sede de Naciones Unidas en Ginebra en el día de ayer, martes 16 de septiembre:

 

Joanne Liu en el proyecto de Ébola de MSF en Kailahun, Sierra Leona © MSF

 

 “Sra. Secretaria general adjunta, Sr. Coordinador especial, Sr. Subdirector general, distinguidos delegados, señoras y señores:

 Hace dos semanas, realicé un llamamiento urgente a los Estados miembros de Naciones Unidas en Nueva York para reclamar su ayuda en la contención de la epidemia de Ébola en África occidental. Muchas otras organizaciones, como el CDC[i], la OMS[ii] y la propia ONU han descrito la catástrofe que se cierne sobre la región.

Leer más


Como respuesta a la epidemia de Ébola desatada en el área de salud de Boende, República Democrática del Congo, Médicos Sin Fronteras ha puesto en marcha dos centros de tratamiento, uno principal con capacidad para atender a 40 pacientes en la ciudad de Lokolia, epicentro de la epidemia, y otro secundario en Boende, con una capacidad de 10 camas.

Desinfección del personal médico en Foya, Liberia © Martin Zinggl / MSF

Los principales retos sobre el terreno siguen siendo las limitaciones logísticas y la necesidad de sensibilizar a la población. MSF cuenta con un equipo de cuarenta personas en la zona, repartidos entre las localidades de Boende y Lokolia, y ha enviado hasta el momento 41 toneladas de material.

Leer más


Médicos Sin Fronteras (MSF) se ha visto obligada a detener casi por completo su actividad en la ciudad de Batangafo, en el norte de la República Centroafricana (RCA), y a evacuar a la cuarentena de integrantes de su equipo a causa de la creciente tensión en esa localidad, que ha derivado en diversos incidentes violentos y amenazas contra miembros de la organización.

Población que ha buscado refugio en el recinto del hospital de MSF en Batangafo, RCA © MSF

MSF hace un llamamiento a las partes en conflicto en la RCA para que respeten las estructuras y los equipos de salud, que tienen por único objetivo responder a las necesidades médicas y humanitarias de la población a la que asiste. “Esperamos que la gente entienda que hace falta tranquilidad y espacio físico para poder trabajar. Y lo más importante, necesitamos respeto a la integridad física y psicológica de nuestros pacientes y trabajadores”, afirmó el jefe de misión de MSF en el país, Javier Eguren.

Leer más