MÉDICOS SIN FRONTERAS

Estado Crítico es una iniciativa conjunta realizada entre Médicos Sin Fronteras (MSF), Radio Nacional de España (RNE) y El Mundo para contar la realidad de aquellas personas que viven en distintas crisis humanitarias en el mundo

©Marta Soszynska

En Estado Crítico se recogen historias de personas que buscan el mismo sueño: una vida digna. Son los testimonios de aquellos que viven atrapados por la violencia o huyendo de ella, y que sufren sus consecuencias: falta de atención sanitaria, de refugio y de derechos básicos. Sucede en África, pero también en Europa, Oriente Próximo y Centroamérica. En realidad, en gran parte del mundo, poblaciones enteras en estado muy crítico simplemente sobreviven. En muchos casos, en lugares donde la guerra y la violencia no dan tregua. Donde no hay testigos.

Por esta razón, MSF se ha unido junto a RNE y El Mundo para narrar la vida de estas personas con el objetivo de sacarlas del ángulo muerto de la historia.

República Centroafricana: la guerra más olvidada del mundo

Por un lado, Alberto Rojas y Marta Soszynska nos acercan a República Centroafricana, un país que vive consumido por un conflicto largo y enquistado que no parece importar a nadie. Rojas afirma que “el 70% del territorio sufre combates, pero las proporciones de esta carnicería son desconocidas, igual que el número de muertos. A nadie parece afectarle, más allá de sus víctimas, y a nadie parece importarle fuera de estas fronteras. Si hay una guerra realmente olvidada en el planeta, es ésta”

©Sagrario Ruiz

Desterrados

Por otro lado, varios corresponsales de RNE como Sagrario Ruiz, siguen a las poblaciones en movimiento con el objetivo de dar voz a quienes abandonaron su hogar para escapar del conflicto y del odio: a las personas que huyen del eterno conflicto en la República Democrática del Congo, a las que llevan las cicatrices de las guerras en Irak y Siria o de la violencia enquistada en Colombia, a los refugiados que buscan protección y asilo en Italia o Francia y muchas veces solo encuentran muros, y a los centroamericanos que, buscando ‘El Dorado’ en Estados Unidos, cruzan México con una mochila de violencia a cuestas.