MÉDICOS SIN FRONTERAS

Reflejan los conflictos en los que hemos trabajado, las enfermedades que hemos tratado y los retos a los que nos hemos enfrentado al llevar asistencia urgente a las personas más vulnerables en todo el mundo.

 

SUDÁN DEL SUR. Desde 2008, en el norte de Sudán del Sur, trabajamos en los servicios de pediatría y maternidad del hospital público de Aweil, el único para una población de más de 100.000 personas. Con la llegada de la temporada de lluvias, las 145 camas disponibles no son suficientes y habilitamos otras 80 para poder tratar al máximo de niños con malaria. En la imagen, Bakhita Mongu, una de nuestras comadronas, trajo a su hijo Bless, de 7 meses, con síntomas de malaria. En los dos años que lleva trabajando con nosotros, Bakhita ha atendido un centenar de partos. © Peter Bauza

LIBIA. Estas mujeres están arrestadas en un centro de detención a 60 kilómetros al oeste de Trípoli, la capital de Libia; como mucho reciben una o dos comidas de raciones de comida al día. A día de hoy, este país es un infierno, un peligroso lugar de tránsito para todos los migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que huyen de sus países para escapar de la violencia o en busca de una vida mejor. En los centros de detención de Trípoli, el régimen de arresto es arbitrario y se practica la extorsión, el abuso físico y la tortura. Las personas allí retenidas, incluyendo a los menores, carecen de servicios básicos y viven en condiciones indignas. © Guillaume Binet / Myop

 

NÍGER. Garba es paciente de los servicios de salud mental en nuestra clínica del campo de desplazados de Garin Wazam, en el sureste de Níger. En los últimos tres años, cerca de 248.000 desplazados y refugiados han llegado a la región tras huir de los combates entre Boko Haram y los Ejércitos del lago Chad. © Juan Carlos Tomasi/MSF

 

REPÚBLICA CENTROAFRICANA. Este es el centro médico de la localidad de Ippy, en el centro de República Centroafricana (RCA) y a unos 50 kilómetros de Bria. En esta zona nuestros equipos han sido testigos de otro estallido de violencia, a pesar de la firma de un nuevo acuerdo de paz entre diferentes grupos político – militares aún activos en el país. En RCA, la situación sigue siendo extremadamente volátil. © Colin Delfosse/Out of Focus

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO. Amanece en el campo de desplazados de Mweso, en Kivu Norte, en el este de República Democrática del Congo (RDC). Kivu Norte alberga al mayor número de desplazados en un país que lleva 30 años afectado por conflictos armados. Las necesidades médicas en la región de Mweso son urgentes. El año pasado, nuestros equipos atendieron a casi 195.000 pacientes, de los cuales unos 97.000 eran enfermos de malaria. También trataron a 5.750 niños con desnutrición severa y atendieron 6.250 partos. © Gwenn Dubourthoumieu

 

BANGLADESH. Bajo una lluvia torrencial, un niño rohingya observa cómo varios refugiados cruzan el río Naf para entrar en Bangladesh desde Myanmar. Como ellos, unos 650.000 rohingyas han pasado la frontera en cuatro meses, escapando de la violencia y la persecución en su país. Según la encuesta que hemos realizado en los campos de refugiados, al menos 6.700 rohingyas fueron asesinados en Myanmar entre el 25 de agosto y el 24 de septiembre. © Antonio Faccilongo

 

MÉXICO. Una mujer descansa junto a su nieta durante una de nuestras sesiones de apoyo psicológico en el centro para #migrantes y #refugiados de Tenosique, en estado de Tabasco, en el sur de #México. Cada año, unas 400.000 personas huyen de la #violencia y la pobreza en El Salvador, Honduras y Guatemala, y entran en México con la esperanza de llegar a Estados Unidos. Aun así, en territorio mexicano, quedan sistemáticamente expuestos a nuevos episodios de violencia. © Marta Soszynska/MSF

 

MALAUI. En Malaui, en el hospital del distrito de Nsanje, capacitamos al personal médico en la mejora del diagnóstico y el manejo clínico de pacientes con #VIH, al tiempo que reforzamos el laboratorio, la farmacia y el suministro de tratamientos para infecciones oportunistas. Una de las pacientes es Gloria Chipasula, de 11 años: tiene VIH y #tuberculosis. Aquí la vemos en su casa, junto a su madre, Teleza James. © Luca Sola

 

MEDITERRÁNEO. Nuestros compañeros del Aquarius, el barco de búsqueda y rescate con el que operamos en el #Mediterráneo junto a SOS Méditerranée, ayudan a varios migrantes, refugiados y solicitantes de asilo que intentan cruzar el mar con destino a Europa desde las costas libias. © Kevin McElvaney

 

HONDURAS. Cynthia (nombre ficticio) tiene 18 años. Vino a la clínica de Coloma en busca de asistencia médica y apoyo en #saludmental tras sufrir #violencia de género. Está embarazada de dos meses. © Christina Simons/MSF

 

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO. La mujer de la derecha acaba de traer a su hijo a nuestro centro de tratamiento de #cólera (CTC) en Katana, en Kivu Sur (en el este del país), durante la #epidemia más grave sufrida por RDC en los últimos años. © Marta Soszynska/MSF

 

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO. Uno de nuestros compañeros mide a un niño con desnutrición severa en el centro al que damos apoyamos en Bukama, en Kivu Norte (en el este del país). © Gwenn Dubourthoumieu