MÉDICOS SIN FRONTERAS

Hacinados y abandonados en la isla griega, se están quedando al margen del sistema debido a los recortes en los servicios de salud, en la asistencia jurídica y en los refugios. Urge ampliar la atención médica en la zona.

© MSF

La protección y la atención de los solicitantes de asilo en Lesbos (Grecia) se están deteriorando de forma dramática, alertamos en un nuevo informe.

Estas personas vulnerables llegaron a la isla griega huyendo de la violencia y de guerras como las de SiriaIrak o Afganistán. Ahora “se están quedando al margen debido a las grietas del sistema y no están siendo identificadas y atendidas adecuadamente”, denuncia Emilie Rouvroy, nuestra coordinadora general en Grecia.

Bajo el título Deterioro dramático de los solicitantes de asilo en Lesbos’, nuestro informe se basa en datos médicos y testimonios de pacientes, y describe los recientes y radicales recortes en la prestación de servicios de salud en la isla; recortes que también han venido acompañados de una reducción de la asistencia jurídica así como del cierre de refugios y de otros servicios esenciales.

“Entre los meses de abril y junio, mientras que la capacidad de los actores médicos para identificar a las personas vulnerables se ha reducido drásticamente, han llegado hasta cuatro veces más de personas a las islas”, explica Rouvroy.

Ante esta situación, pedimos la ampliación de la atención médica en las islas del Egeo.

Y es que los datos revelan la vulnerabilidad real de los solicitantes de asilo en Lesbos:

  • El 80% de las evaluaciones de salud mental cumplen nuestros criterios de gravedad.
  • 2 de cada 3 de nuestros pacientes de salud mental han sido víctimas de la violencia antes de llegar a Grecia.
  • 1 de cada 5 ha sufrido torturas.
  • Cerca de la mitad de las mujeres a las que hemos realizado exámenes ginecológicos han sido víctimas de violencia sexual.

Los recién llegados son ubicados en el campo de Moria donde están expuestos a altas temperaturas. Las personas retenidas están y se sienten abandonadas, el clima de tensión es elevado y tienen lugar sucesos esporádicos de violencia.

Falta de capacidad para atender a las nuevas llegadas

El pasado 19 de junio las personas que llegaban a la isla de Lesbos tenían que permanecer en un espacio abierto, ya que el principal punto de recepción estaba lleno. Allí, hay alrededor de 200 hombres, mujeres y niños, muchos de ellos duermen el mismo suelo con un acceso limitado a los servicios de salud.

“Llegamos a Lesbos hace 5 días y las autoridades nos trajeron al campamento de Moria. Nos pusieron bajo un gran refugio de plástico, que no es otra cosa que una superficie dura. Después de tres días, las autoridades nos registraron sin antes hacernos ningún registro médico”, cuenta un hombre afgano de 48 años. “Ni siquiera nos preguntaron si necesitamos ver a un médico. Tengo reumatismo, mis hijos problemas psiquiátricos y se nos han terminado nuestras medicinas. Después del registro, las autoridades nos trasladaron a una gran sala donde conviven más de 30 personas de Afganistán e Irán. No sabemos qué harán con nosotros o qué nos pasará”.

© Tanya Habjouqa / NOOR

“Sus condiciones de vida son difíciles y viven hacinadas. Al complicado sistema legal y al intenso sufrimiento personal se suman la honda sensación de pérdida del hogar, la familia y los amigos, y la violencia que muchos refugiados han padecido durante el viaje”, expone Louise Roland-Gosselin, nuestra responsable de Incidencia Política en Grecia. “Están sonando todas las alarmas”, alerta.

Nuestros equipos de MSF operan en Atenas, en la región de Attica y Grecia Central, en Lesvos, en Samos, en Epiro y en el área de Tesalónica, donde se centran principalmente en la atención a las víctimas de la tortura, atención en salud mentalsalud sexual y reproductiva, y tratamiento de pacientes con enfermedades crónicas.

Si quieres leer el informe completo en inglés, pincha aquí. 

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa