MÉDICOS SIN FRONTERAS

Miles de desplazados que huyen del conflicto entre Boko Haram y las fuerzas armadas buscan refugio, agua y comida en esta pequeña localidad nigeriana. Pero ahora mismo Pulka no da para más y las necesidades básicas son cada vez mayores.

 

© Igor Barbero/MSF

Desde mediados de mayo, miles de refugiados nigerianos que habían huido del conflicto entre Boko Haram y las fuerzas armadas de Nigeria han abandonado Camerún, donde han estado a salvo durante varios años. En un primer momento, fueron llevados al campo de desplazados de Banki, en Nigeria, donde las organizaciones humanitarias luchan cada día para cubrir las crecientes necesidades básicas.

 

© MSF

 

El pasado lunes 22 de mayo, más de 1.300 personas se trasladaron desde Banki a Pulka, en el este de Nigeria, y otras 1.300 más llegaron el sábado 27.

Durante meses, esta pequeña ciudad de 42.000 habitantes ha sido refugio de miles de desplazados, pero ahora sus dos campos de desplazados están al máximo de su capacidad, al igual que los hogares de la población que ha ido acogiendo a estas personas.

 

© Igor Barbero/MSF

 

Debido a ello, más de 1.600 desplazados han estado viviendo los últimos meses en nuestro campamento, donde gestionamos un hospital.

Ahora mismo, Pulka es incapaz de acoger a nadie más debido a la escasez de agua y a la falta de refugio.

 

Los desplazados, cada vez más vulnerables

Ya en abril, equipos en terreno de MSF advertían de que nuevas oleadas de desplazados estaban llegando a aldeas y localidades remotas del estado de Borno. Y que, además, desde Camerún miles refugiados nigerianos estaban siendo obligados a regresar a su país de origen.

 

© Igor Barbero/MSF

 

Entonces, y solo desde enero, más de 11.300 personas habían llegado ya a Pulka, lo cual hizo que la población de esta localidad superara los 42.000 habitantes, lo que supuso un tercio del total de los residentes. O a Rann, otra localidad a la que los desplazados llegaban diariamente. Su población ha crecido desde entonces en, al menos, 10.000 personas en los últimos meses. Otro ejemplo es la ciudad de Dikwa, en el noreste de Borno, donde más de 2.000 nuevos desplazados fueron registrados solo en las últimas dos semanas de marzo.

Todo esto se traduce en un incremento de la presión sobre los ya de por sí sobrecargados recursos para asistir a los desplazados.


Desde MSF prestamos asistencia sanitaria a los desplazados por la violencia y a las comunidades de acogida en el noreste de Nigeria desde mediados de 2014. En la actualidad, gestionamos 12 centros médicos en ocho poblaciones de Borno: Maiduguri, Dikwa, Monguno, Damboa, Gwoza, Pulka, Ngala y Benisheikh. En la segunda mitad de 2016, nuestros equipos en Borno han realizado 175.877 consultas ambulatorias, vacunado a 146.650 niños contra el sarampión, asistido 3.218 partos y distribuido alimentos a 32.365 personas.

 

Si quieres saber más acerca de nuestro trabajo en Nigeria, pincha aquí.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa