MÉDICOS SIN FRONTERAS

El pasado martes día 4 de abril, un ataque químico en contra de la localidad de Jan Sheijun, en la provincia de Idlib, situada en la zona rebelde siria, acabó con la vida de 86 personas, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH). Un equipo médico de Médicos Sin Fronteras que presta apoyo al servicio de urgencias del hospital de Bab Al Hawa confirma que los síntomas de los pacientes son compatibles con la exposición a un agente neurotóxico como el gas sarín.

Según el OSDH, el número de víctimas mortales por el ataque aéreo a la ciudad siria de Jan Sheijun se eleva a 86, de las cuales 30 son niños y 20 mujeres. Algunas de las víctimas de este atentado fueron trasladadas al hospital de Bab Al Hawa, situado a 100 km al norte, cerca de la frontera con Turquía. Allí, ocho de los pacientes mostraron síntomas propios de la exposición a un agente neurotóxico como el gas sarín o compuestos similares. Pupilas contraídas, espasmos musculares y defecación involuntaria son algunos de dichos signos. Miembros del equipo de MSF proporcionaron medicamentos para que dichos pacientes fueran tratados, al mismo tiempo que facilitaron ropa protectora al personal médico del centro.

Además, estos equipos de MSF pudieron visitar otros centros donde más víctimas estaban recibiendo atención sanitaria. Fue allí donde alertaron de que estas personas habrían estado expuestas al cloro, ya que desprendían olor a lejía.

MSF apunta en sus informes que las víctimas de Jan Sheijun estuvieron expuestas, al menos, a dos agente químicos diferentes.

71 ataques en 32 instalaciones médicas

Este ataque se produce pocos días después de otro con similares características que tuvo lugar el día 25 de marzo en la gobernación de Hama, al noroeste de Siria. Entonces, una bomba lanzada desde un helicóptero al hospital de Latamné, acabó con la vida de dos personas y dejó heridas a otras trece. Así, este bombardeo se suma a los 71 ataques en 32 instalaciones médicas diferentes que se han producido en el país solo durante el último año en centros apoyados o gestionados por Médicos Sin Fronteras.

Una de las víctimas mortales de este bombardeo fue el doctor Daruish, cirujano ortopédico del centro. “Con la pérdida del doctor Daruish, ahora solo quedan dos cirujanos ortopédicos para atender a una población de alrededor 120.000 personas”, lamenta Massimiliano Rebaudengo, coordinador general de MSF en el norte de Siria.

El funcionamiento de este hospital es imprescindible en la zona. Está situado a varios kilómetros de la línea del frente, donde se producen los combates entre el Gobierno sirio y la oposición, y atiende a alrededor de 8.000 personas. Por ello, tan solo permaneció cerrado durante los tres días posteriores al ataque, tras las que la sala de urgencias reanudó de nuevo su actividad.

La información recogida por el personal sanitario del centro sugirió el uso de armas químicas. Tanto pacientes como personal sanitario explicaron que, tras el impacto del proyectil, sufrieron complicaciones respiratorias y quemaduras en las membranas mucosas, síntomas similares a los que se presentan tras un ataque con armas químicas.

“Aunque el Derecho Internacional Humanitario (DIH) prohíbe los bombardeos a hospitales, es una práctica común en Siria que afecta gravemente a los servicios de atención médica”, denuncia Rebaudengo.

 

Hospital del este de Aleppo cubierto con sacos de arena tras sufrir un bombardeo en abril de 2016. © Karam Almasri / MSF

A pesar de que en enero comenzó una nueva ronda de negociaciones de paz entre las partes en conflicto, los combates se han incrementado en varios frentes. Recientemente, unas 40.000 personas del norte de la gobernación de Hama han huido de sus hogares debido a los enfrentamientos.

Trabajar en condiciones extremas

El doctor Tareq es el último cirujano de un hospital de campaña en la zona sitiada de Damasco. Gracias a su móvil y a la conexión de Internet puede aprender cirugías a las que tiene que hacer frente casi a diario.

En este vídeo mostramos las condiciones extremas de trabajo bajo las que tienen que actuar médicos y personal sanitario.

Imagen de previsualización de YouTube

Imagina que a tu hospital le ocurriera algo así

El pasado mes de diciembre de 2016, desde MSF denunciamos los ataques a centros sanitarios  y personal médico con un bombardeo simulado en el Hospital de la Paz de Madrid.

Solo en la primera mitad del año pasado se produjeron más de 100 ataques contra hospitales en países en guerra.

Imagen de previsualización de YouTube

Desde Médicos Sin Fronteras gestionamos de forma directa cuatro instalaciones médicas en el norte de Siria y apoyamos a más de 150 centros médicos a lo largo del país.

 

 

 

 

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa