MÉDICOS SIN FRONTERAS

Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a las empresas farmacéuticas Pfizer y GSK que reduzcan el precio de la vacuna de la neumonía (PCV) para los Gobiernos y para las organizaciones humanitarias que trabajan en contextos de emergencia, y denuncia los exorbitantes precios que se están pagando para vacunar a niños que se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad.

Durante las últimas semanas, MSF ha vacunado en varios campos y asentamientos a lo largo de Grecia a más de 5.000 niños refugiados con edades comprendidas entre los 6 meses y los 15 años de edad. Las vacunas dispensadas por la organización médico humanitaria les protegerán contra 10 enfermedades, incluyendo la neumonía, que sigue siendo la principal causa de muerte infantil en niños menores de 5 años en todo el mundo y que es una enfermedad especialmente peligrosa para los niños que viven en contextos de crisis.

MSF pagó 60 euros por cada dosis de la vacuna de la neumonía, que fueron compradas en las farmacias locales. Estos 60 suponen un precio 20 veces mayor que el precio más bajo al que puede encontrarse la vacuna a nivel mundial: unos 2,80 euros por dosis. Y, dado que se necesitan tres dosis de la vacuna para proporcionar la protección completa a los niños, el coste de inmunizar a cada uno de estos niños contra la neumonía asciende a 180 euros.

A pesar de estar vacunando a niños altamente vulnerables, para las organizaciones humanitarias como MSF es imposible comprar las vacunas al precio más bajo, ya que dicho precio sólo está disponible para los países más pobres del mundo a través de GAVI, la Alianza Global de Vacunas.

 

© MSF/Sophia Apostolia

 

Otra de las vacunas utilizadas por MSF durante estas campañas de inmunización ayuda a proteger a los niños contra otras 6 enfermedades mortales y su precio, de unos 65 euros por dosis, también es alto.

“Los gobiernos y organizaciones humanitarias necesitamos herramientas para proteger a todos estos niños. Están sufriendo una de las crisis humanitarias más grandes de nuestros tiempos y no deberían pagar con su salud el precio de estar huyendo para poner a salvo sus vidas”, afirma el Dr. Apostolos Veizis, portavoz médico de MSF en Grecia. “Con el colapso de los sistemas sanitarios en Siria, Irak y Afganistán, la mayoría de los niños que viven dentro y fuera de los campos no fueron inmunizados ni en su país ni durante el trayecto hacia Europa. Estos niños están viviendo en terribles y por eso es de suma importancia que Pfizer y GSK reduzcan el precio de la vacuna contra la neumonía”.

MSF lleva seis años intentando negociar un precio más bajo para la vacuna de la neumonía con sus dos únicos productores: Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK). Sin embargo, hasta el momento, ambas compañías farmacéuticas se han negado a reducir el precio y sigue sin haber una solución a la vista.

En mayo de este año, MSF entregó las firmas de 416.000 personas procedentes de 170 países que apoyaron la iniciativa de la organización médica para pedir a Pfizer y GSK que bajaran el precio de la vacuna de la neumonía a $5 dólares por niño (por las tres dosis) en las poblaciones afectadas por crisis humanitarias y para todos los países en vías de desarrollo.

En mayo, MSF vacunó a más de 3.000 niños en el asentamiento de Idomeni, en la frontera entre Grecia y la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM). En los meses siguientes, se han llevado a cabo vacunaciones en los campos de la isla de Samos y en Atenas. Durante las siguientes semanas y en colaboración con el Ministerio de Salud griego, MSF vacunará a los niños que se encuentran en los campos de Epiro y en la isla de Lesbos.

Conoce la historia de Basem, un refugiado iraní que cruzó el Egeo, recorrió la ruta de los Balcanes, pasó recientemente por Grande-Synthe (Francia) y  ha conseguido llegar a Londres, donde por fin ha podido reunirse con su familia.

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa