MÉDICOS SIN FRONTERAS

República Centroafricana (RCA), un país castigado desde hace décadas, se encuentra en una situación de caída libre desde hace poco más de un año al vivir una  demoledora crisis política, cuyas gravísimas consecuencias para la población se están traduciendo en desplazamientos masivos, exilio y violencia extrema entre otros.

Visita la web RCA, el país perdido. Texto, Lali Cambra. Fotos y Vídeo: Juan Carlos Tomasi.

Con solo 4,5 millones de habitantes, es uno de los países más pobres del mundo con una esperanza de vida que ronda los 51 años,  y unos indicadores de salud muy bajos: solo hay un médico por cada 55.000 personas,  o una  comadrona para cada 7.000 mujeres. De cada 1.000 niños nacidos, unos 130 no llegarán a cumplir los 5 años siendo víctimas de la malaria, la meningitis o la desnutrición.

Desde su independencia en 1960, RCA ha vivido con frecuencia periodos político-militares convulsos, con un golpe de Estado, aproximadamente, cada diez años


EVOLUCIÓN DEL CONFLICTO

  • Diciembre 2012 – Mayo 2013: la rebelión consumada

A finales de 2012 se constituye la coalición Séléka, compuesta de varios grupos armados que denuncian el olvido de las regiones norteñas por parte del Gobierno. En cuestión de semanas, ocupan gran parte del territorio norte. Buena parte de la Séléka está integrada por minorías musulmanas del país, y entre sus integrantes se cuentan soldados de fortuna de Sudán y Chad. El 11 de enero de 2013 tiene lugar la firma de los acuerdos de Libreville (Gabón) para la constitución de un gobierno de transición. Sin embargo, los rebeldes siguen controlando gran parte del país, y el ejército, poco numeroso, desaparece del norte.

  • Marzo – Septiembre de 2013: territorio Séléka/ Reacción Anti-Balaka

La ocupación progresiva de territorio por parte de los grupos armados propicia las primeras denuncias de MSF. Los Séléka ocupan Bangui y, tras la salida del presidente Bozizé, uno de los líderes de la coalición, Michel Djotodia, se proclama presidente.

Los Séléka se despliegan en todo el país y la coalición crece en efectivos, hasta sumar unos 20.000. Se les unen jóvenes sin ocupación (cristianos y musulmanes), prisioneros liberados y mercenarios.

Las denuncias de abusos y atrocidades contra la población civil por parte de hombres armados se acumulan, y Djotodia ordena la disolución de los Séléka. Aun así, las tropelías continúan y surgen los anti-Balaka, una milicia de autodefensa. Sus primeros ataques se producen en Bouca y en la periferia de Bossangoa, entre otros. Los desplazados se cuentan ya en cerca de medio millón.

La aparición de los grupos anti-Balaka se hace evidente en el mes de septiembre con el ataque a diversas poblaciones de la región central del país. Los desplazados comienzan a refugiarse en centros de culto © Juan Carlos Tomasi

  • Octubre – Diciembre de 2013: El terror se propaga

Los combates entre anti-Balaka y Séléka han supuesto el desplazamiento masivo de la población a los bosques; así en Bossangoa se crea el primer campo de desplazados de gran magnitud, en la misión católica. Muchos de los vecinos están a tan sólo unos metros de sus casas, pero no se atreven a regresar por miedo, así como los habitantes de los pueblos que rodean Bossangoa en un radio de 100 kilómetros que han abandonado sus hogares y no quieren volver mientras no se les asegure protección y que pueden regresar a sus tareas agrícolas de subsistencia.

  • Diciembre de 2013: La batalla de Bangui (subtítulo)

Los anti-Balaka llegan a Bangui. Se hacen fuertes en tres frentes en el norte de la ciudad: Boy Rabe, Boeing y PK 12. Los Séléka combaten barrio por barrio. Se calcula que, tan solo en un mes, un millar de personas fallecen en estos enfrentamientos.

Llega el refuerzo de tropas francesas en la Operación Sangaris (1.400 hombres) y el contingente de MICOPAX (Misión para la Consolidación de la Paz en RCA, bajo el mandato de la Comunidad de Estados de África Central) se amplía al pasar a depender de la Unión Africana, con el nuevo nombre de MISCA (Misión de Apoyo Internacional a RCA), con 3.600 hombres.

El cinco de diciembre se inicia el despliegue en Bangui de la operación Sangaris de los franceses © Juan Carlos Tomasi

  • Enero – Momento actual: el país perdido, en dos

El presidente es convocado a una conferencia regional en N’Djamena (Chad) y allí es forzado a dimitir. Catherine Samba-Panza es elegida nueva presidenta del país.

En este momento, los anti-Balaka controlan la zona oeste del país mientras los Séléka abandonan Bangui. Siguen controlando el este del territorio, y se reavivan los temores de una posible partición del país siguiendo líneas étnicas y religiosas. En el oeste, grupos de musulmanes se encuentran atrapados en sus barrios en al menos una veintena de poblaciones, amenazados por los grupos anti-Balaka que dominan la zona. No pueden ni exiliarse en Camerún o Chad, ni continuar con sus actividades diarias, dado que apenas pueden salir de sus calles o barrios. Muchos de ellos se refugian en iglesias cristianas, bajo la protección del religioso al cargo.

 

MÁS INFORMACIÓN:

MSF lleva trabajando en República Centroafricana desde 1997, alertando de la difícil situación médico-humanitaria de la población.

En 2011, MSF publicó el informe RCA: la crisis silenciosa,  que alertaba del abandono del país y la crítica reducción, por parte del gobierno y de los donantes internacionales, de la inversión en salud pública. Este informe, realizado a partir de diferentes estudios en el terreno, advertía de que, en varias provincias del país, los niveles de mortalidad superaban los umbrales de emergencia.

En 2013, en plena emergencia por el conflicto y ya tras el golpe de Estado de Séléka, MSF publicó otro informe: RCA: un país abandonado a su suerte; en él sedenunciaba la falta de ayuda internacional a un país ya muy frágil, y en un momento en el que su vulnerabilidad se exhibía de forma más palpable. MSF también publicó una Carta abierta a Naciones Unidas, que criticaba la falta de acción de este organismo internacional y de sus agencias de ayuda.

En marzo de 2014, MSF publicó un informe que detalla de forma cronológica los eventos del último año y las actividades que MSF ha ido desarrollado en RCA en este período tras el golpe de Estado: RCA: En caída libre.

En la actualidad, trabajan en el país 300 miembros internacionales y más de 2.000 nacionales. MSF opera siete proyectos regulares (en Batangafo, Carnot, Kabo, Ndélé, Paoua, Bria y Zémio) y ocho proyectos de emergencia (en Bangui, Berbérati, Bouar, Boguila, Bossangoa, Bangassou y Bocaranga así cómo clínicas móviles en el noroeste del país). Los equipos de MSF proveen asistencia a los refugiados de RCA que han huido a Chad, Camerún y la República Democrática del Congo.

Para más información: https://elpaisperdido.msf.es/

 

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa