MÉDICOS SIN FRONTERAS

Las inundaciones recientes en la provincial de Gaza, en Mozambique, han devastado la ciudad de Chokwe e inutilizado los principales hospitales y centros de salud. Como consecuencia la población de la zona está urgentemente necesitada de atención médica. Para responder a esta situación, los equipos de la organización médica internacional Médicos Sin Fronteras (MSF) están trasladando personal extra y material médico a la vez que colaboran en la reconstrucción de las infraestructuras sanitarias dañadas.

Las inundaciones recientes en la provincial de Gaza, en Mozambique

Las principales salas del hospital de Chokwe (a 225 kilómetros de Maputo), con 120 camas, han quedado inservibles por el barro y el agua. Los equipos de MSF trabajan para reabrir una sección del hospital y esperan que en las próximas áreas se pondrá a disposición de los pacientes entre 10 y 15 camas.

“Cada vez más gente está retornando, pero la ciudad sigue devastada y los servicios públicos siguen inoperativos”, dice la coordinadora general de MSF Reveka Papadopoulou. “Nuestros equipos han detectado un número cada vez mayor de pacientes muy graves que necesitan cuidados médicos”.

MSF llegó a Chokwe el 30 de enero y desde entonces ha recibido más 10.000 consultas médicas. “Vemos una media de 700 pacientes al día, a veces más”, explica la enfermera Amelia Macuacua. “Hemos trasladado a entre 15 y 20 pacientes graves a otros hospitales del distrito que están funcionando pero que están al límite de sus capacidades”.

“Llevó algo de tiempo para que las autoridades competentes se dieran cuenta de la situación de emergencia existencia en materia de salud y de saneamiento”, recuerda Papadopoulou, “pero tenemos la confianza de que ahora veremos el hospital rural de Chokwe abierto muy pronto. Nuestra colaboración incluirá proveer cuidados básicos y el abastecimiento de medicinas esenciales. También trabajaremos para conseguir que la infraestructura básica como el saneamiento y la electricidad vuelvan a funcionar”.

Más de 3.300 consultas médicas han sido de pacientes con VIH necesitados de medicamentos antirretrovirales o asesoramiento, mientras que 900 eran afectados por malaria.

Los equipos de MSF están controlando la irrupción de brotes infecciosos en el distrito. “Estamos viendo un aumento en malaria ahora mismo” dice el coordinador de la emergencia, María-Celeste Edwards. “Hay una tendencia al alza clara si lo comparamos con las cifras del pasado año, aunque todavía no tenemos claro cuán critica es la situación. Estos números elevados pueden estar relacionados con una mayor vigilancia epidemiológica”.

MSF lleva trabajando en Mozambique desde 1984. La organización médica suministra tratamiento antirretroviral a 300.000 pacientes con VIH en el país africano.

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa